Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

miércoles, 4 de febrero de 2015

Breve Historia de la Central Lechera de Mansilla

Hace unos días al pasar por el viejo puente de Mansilla, comprobé la reciente demolición del edificio que fue centro importante de recogida de leche en la provincia de León, y de cuya noticia ya informó con puntuales y precisas fotografías este blog.

Por mi parte solo recordar que ese centro para recogida y enfriamiento de la leche, dotado de la más moderna y precisa maquinaria del momento, nació de la mano de CLESA en los años sesenta, posteriormente pasó a la empresa catalana RANIA y finalmente a Leche Pascual, que dejó de utilizar sus instalaciones hace algunos años.

Aunque, como decimos, llevaba tiempo cerrado a toda actividad empresarial, fue un centro de recepción que sumaba más de una veintena de puestos de trabajo directos y bastantes más  indirectos, en su mayoría camioneros autónomos, que recogían la lecha fresca por los distintos pueblos de las rutas de recogida establecidas.

En fin, fue una feliz iniciativa, que se recibió con ilusión y esperanza, e impulsó el sueño industrial de Mansilla aunque, como vemos una vez más, tampoco progresó en el tiempo.

F. Llorente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.