Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

jueves, 21 de febrero de 2013

La cultura del cosplay

El fenómeno del cosplay surgió en los años 70 en los “Comic Market” que se celebraban en Tokio. Allí muchos japoneses se vestían como sus héroes favoritos de manga (historieta gráfica o cómic), anime (animación para cine o televisión de ese cómic) y videojuegos. De hecho el término cosplay es una contracción de costume (disfraz) y play (jugar). Con el paso de los años esta costumbre de emular personajes de ficción se fue extendiendo hasta cruzar las fronteras niponas y llegar a occidente.
El número de adictos al cosplay está en alza; son innumerables los salones, convenciones y exposiciones dedicados a esta práctica. Incluso en los estrenos de algunas producciones de cine no resulta extraño ver grupos de aficionados ataviados con sus mejores galas.
Quien se siente cosplayer intenta parecerse lo máximo posible al personaje; puede estar un año entero planeando cómo hacer la indumentaria, qué materiales usar, cómo es su peinado, su maquillaje… Por lo general hacen ellos mismos sus trajes y fabrican sus complementos, principalmente por la dificultad que supone conseguirlos o lo caros que pueden llegar a ser.
La filosofía del cosplayer es sencilla: divertirse interpretando a sus personajes favoritos y, en ocasiones, alcanzando niveles profesionales al competir por lograr la mejor caracterización en eventos dedicados a esta afición.

Yuki y Mamayuki

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.