Preámbulo y Alumbramiento

Preámbulo y Alumbramiento



Aquí nace este blog colectivo y abierto. Unos cuantos “atrevidos”, apasionados de la cultura en sentido amplio, lo ponen en marcha simplemente porque sí, porque todo camino empieza con un primer paso y porque alguien debe echar a andar un proyecto, sin más. Pero no se trata de inaugurar algo -que para cortar una cinta sobrarían gerifaltes voluntarios- sino más bien darle un primer empujón y que tenga continuidad. Los colaboradores iniciales quieren sólo promover e impulsar, no capitalizar este espacio. Lo ideal sería que el blog se nutriese con la aportación de muchos entusiastas que tienen algo que mostrar y se deciden a hacerlo, asumiendo y respetando la fórmula, la filosofía y los principios recogidos en el decálogo del blog. Ellos son los invitados a participar, ellos son los elegidos.

Para participar, puedes enviar tu colaboración al correo :
mansillacultura2012@gmail.com

martes, 24 de julio de 2012

Los sueños de las zapatillas

por Toño Morala



Érase una vez unas zapatillas que se calzaban del revés.
Algunos niños y niñas no sabían de sus pies, y se confundían cada vez.
¡¡Eh...tráeme a mi hermana la zapatilla, que la has dejado en el salón,
y  tiene que estar conmigo recogida en tu habitación...
además es hora de dormir...y nos vamos a sacudir!!
En la mochila  todo el mundo bien...los lapiceros... los colores... los cuadernos...
los dibujos también...y andan los números y las letras bellas reposando de una vez...
Se duermen los niños y las niñas y comienzan a soñar las zapatillas... ¡pardiez!
¡¡Hala...hala...mirad...sueñan que están jugando a la comba unas estrellas y una  zambomba...mientras la luna alumbra a los trigos verdes en penumbra...!!
¡Ja, ja, ja...ahora hay muchas zapatillas de colores,bailando entre amapolas rojas y aplauden mil mariposas  entre mil margaritas orgullosas.
Y se mezclan  el amarillo y el rosa, el verde y el rojo, y todos los niños y niñas se
visten de  tul, y bailan por el cielo azul.
Pero hay un niño triste...no tiene zapatillas y sus deditos  no saben caminar...
tampoco tiene escuela ni pan...¡¡y todos los niños y niñas le regalan sus zapatillas,
y le quieren llevar a su escuela...y quieren compartir su pan! ¡Qué buenos niños y niñas tiene este lugar!
Más tarde se ponen a jugar al corro bueno del árbol  que hay que cuidar, que nos da vida...y  frutas  que masticar.
Que el mundo es muy grande y todos  podemos  jugar...tan pronto con una chinita amarilla...como con un blanquito crepuscular, y también con un negrito africano al que hay que ayudar.
Y al alba...al  alba boreal, se despiertan las madres y el desayuno hay que tomar...
que hay que hacerse grande como un  árbol colosal.
Camino de la escuela van todos los niños y niñas del mundo casi mundial, a aprender sabiduría para hacer un mundo más justo y así ser más humanos y solidarios.
Y en la clase les espera el maestro o la maestra, que es su amigo natural.
Les enseñan cosas bonitas para compartir, y así ser más feliz.
Y así acaba  este cuento poema titulado, Los Sueños de las Zapatillas...
que eran todas muy bonitas y así...y así se van a quedar.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.